La Peña, vendida a un grupo empresarial chino.

La Peña, vendida a un grupo empresarial chino.

La Peña Azagresa anuncia el cierre de las negociaciones para la venta del club.

 

Tras unas arduas negociaciones llevadas con la máxima discrección, esta tarde han fructificado las negociaciones con el Grupo Empresarial Ming de Logroño.

No han trascendido las cifras económicas, si bien podríamos estar hablando fácilmente de unos 900 millones de Euros, Euro arriba, Euro abajo. 

El equipo a partir de ahora pasará a denominarse Wok Peña Azagresa y el campo se llamará Pekín Sola.

Ming ha declarado que su intención es la de volver a hacer en La Rioja un equipo que pueda recuperar el espíritu del Logroñés de los 90. A lo que el ya expresidente de la Peña le corregía: "Navarra,... señor Ming"... y el respondía "La Lioja si, La Lioja".

El nuevo entrenador, Chin Gao, ha declarado que será duro y estricto con los jugadores. Según palabras suyas "Vamos a ser extrictos con los jugadores, 5 horas de entrenamiento al día, luego 8 al wok, donde los vamos a hacer unos cracks del rollito de primavera, y por último con 8 horas en el todo a 100 vale... El descanso, eso que es? ". También ha tenido palabras para el actual cuerpo ténico, masajista, delegados, etc... "Trabajo hay para todos, las cosas del todo a 100 no se van a vender solas".

Por su parte, el expresidente y la tesorera han declarado que la situación era crítica e insostenible y que era la última solución. "Queríamos poner a los niños a hacer algo productivo como que trabajaran para la peña cogiendo cardo, y que se dejaran de tanto fútbol... Pero por alguna extraña razón no lo acababan de ver los padres"

El secretario, delegados, y resto de la junta han mostrado cierta disconformidad, pero no demasiada... A la salida de la junta extraordinaria, no han querido hacer declaraciones y se han marchado todos casualmente en unos Ferraris nuevecitos que había en la puerta del campo.

Sin duda una gran noticia para el fútbol de Azagra que va a ver un cambio ilusionante, pues ya suenan con fuerza los fichajes de Ronaldinho, Henry, o el mismísimo Messi. Eso sí, probablemente de imitación y con ciertos rasgos asiáticos.