26-10-2014 La crónica del Preferente

26-10-2014 La crónica del Preferente

C.D. PEÑA AZAGRESA

1

1

C.D. TUDELA 1999

Julio, Grego, Manzanares, Sergio, Felipe, Iñaki (Popo), Juan Luis, Hector (Edu), Dani.G, Dani.P y Nieva (Chapas)

Alberto,Asier, Alejandro, Ivan,Fernando, Javier, (Eloy),Lucas, David, (Julian),Enrique,Carlos, Adrian.

ARBITRO: 

Amonestaciones. 

Peña Azagresa:Edu, Hector.

Tudela:Alejandro,Alberto,Adrian. Roja a Carlos mto. 91

 GOLES:¡

1-0 m. 30 Nieva

1-1 m. 77 Carlos

INCIDENCIAS:  300 espectadores, que asistieron a la inaguración del nuevo césped de hierba artificial, que fue bendecido por el párroco de Azagra,y que después de una pequeña introducción a los actos, exclamó a los cuatro vientos un AUPA LA PEÑA que le salió del alma.También asistieron los expresidentes de este club, que recibieron un detalle significativo de la junta directiva, por formar parte de la historia de la Peña Azagresa.
El alcalde de Azagra tomó parte en este acto, dando las gracias a los mas de 250 componentes que forman esta familia. Por último el presidente tomó la palabra, agradeciendo la presencia de todos y así mismo dar arranque a los actos a celebrar en el 2015 por los 90 años de historia de este club, seguido el alcalde Ismael Pastor realizó el saque de honor.
 

CRONICA:

  Un gol de diferencia a favor, le faltó a la Peña para hacer una tarde redonda, en las numerosas ocasiones claras que dispusieron, y tuvieron que conformase con un empate con sabor amargo, ya que por méritos lo mas justo hubiese sido la victoria, por un claro marcador ,por dominio, ocasiones claras que no se materializaron, a todo esto le tenemos que añadir  la actuación extraordinaria del portero visitante Alberto que evitó un mayor resultado con sus acertadas intervenciones.

    El  conjunto amarillo ofreció intensidad y ambición en este arranque y a punto estuvo de marcar en el primer minuto con un disparo de Manzanares en falta directa, que Alberto  con serio peligro evitó el gol.

    Una Peña que sentía cómoda, un sistema con los extremos pegados a las bandas, que tenía que finalizar las jugadas con disparos lejanos, debido a la poblada defensa Tudelana que lo ponía muy difícil introducir pases entre lineas.

   Un desbordamiento por banda derecha obra de Hector, dio  origen al gol local al pase de este, Nieva muy oportuno remataba a placer. Una Peña que llevaba peso del encuentro, que llegaba con claridad,dando una buena imagen, pero en los últimos metros no estaba acertada de cara a gol.Así se llegó al descanso, con un resultado muy corto, que lo mas justo bien pudiera haber sido un tres a cero, dado que el rival poco o nada inquieto al meta Julio.

    En la segunda mitad el Tudela con un buen bloque muy compacto tenía mas la posesión del balón, eso no quiere decir que dominaba el partido, triangulaba y generaba las jugadas, pero solo llegaba hasta los tres cuartos del campo, sirva de ejemplo que el gol del empate lo consiguió desde cuarenta metros, con la ayuda del meta Julio que le pilló adelantado, pero que no quita nada para que sea un precioso gol, por la ejecución del disparo.

   La Peña seguía en su empeño, llegaba y creaba ocasiones muy claras,pero cuando el balón no quiere entrar, pues pasa que uno se desespera y pierde la confianza, y sigue con la asignatura pendiente del gol ya que solo lleva tres tantos conseguidos en siete partidos.

    En el tiempo añadido Ruiz a un metro de la linea de gol, con cierta comodidad para el remate, mando el balón con un tiro muy flojo a las manos de Alberto, héroe principal evitando con sus acertadas intervenciones una posible goleada, pero los porteros también juegan, y por eso hay que felicitarle.  

    El rival que solo disparó entre los tres palos en dos ocasiones una el gol y otra a las manos del portero en toda la segunda parte, se pueden ir mas que satisfechos con este resultado.  

    Y los locales que tienen que estar contentos, no por el injusto marcador, pero sí por el buen partido realizado, y la mejoría en el juego, lo importante es crear innumerables ocasiones como las de hoy, y que la suerte  nos acompañe un poquito.              

 
CRONICA JOSE LUIS GURREA